Entrada 3

Mi experiencia del once de septiembre

Cuando los eventos del once de septiembre 2001 ocurrieron, yo tenía 6 años. Recuerdo el miedo. Los recuerdo porque el ataque representaba la primera vez que yo y la mayoría de los estadounidenses no sintieron seguros. Al tiempo del ataque mi padre estaba en una avión en Nueva York. Yo tenía mucho miedo que nunca vería mi padre otra vez hasta tarde en esta noche cuando regresó. Y por lo menos un mes después mi cerebro de seis años se convencía que alguien golpearía nuestra casa con una avión. Sentí que necesitará próxima de mis padres siempre. El evento creó copioso miedo para toda la gente en los estados unidos.
Pero, pienso que la situación era peor para los musulmanes. Lo digo porque ellos no solamente tenían miedo de ataques terroristas pero también de sus vecinos. Después del ataque, a mí me decía que los terroristas del once de septiembre era miembros de un grupo malo y odioso lejos de los estados unidos, pero no me decía quién exactamente era este grupo y yo nunca preguntaba. Oí que personas tenían que decir de este grupo que no conocí, que eran los enemigos, que querían destruirnos, etc. y estas palabras afectaron como yo pensaba de los musulmanes. Como resultado, odié a los musulmanes antes de saber quien son. Como esto ocurre el racismo. Una sociedad propaga el odio contra un grupo de personas sin razón y sin información. Quiero mencionar que ahora lamento estos sentidos, pero esto no es el fondo del ensayo. Pienso que la situación era la misma para muchos estadounidenses. Como yo, su miedo se volvió en la desconfianza o, en algunos casos, el odio.
Mientras escribía este ensayo, doy cuenta que usaba varias formas de las palabras “odio” y “miedo” en este ensayo. La razón es que el miedo y el odio que vi después del once de septiembre demuestran una verdad importante de los humanos. Humanos son animales. Cuando una cosa aterroriza a nosotros, odiamos esta cosa. Esto no es siempre mal. Nos protege de daño cuando evitamos cosas peligrosas y, a veces, cuando hacemos daño a cosas peligrosos, como serpientes o animales que quieren comernos. Pero, es mal cuando lo hacemos a otras personas. Tenemos que vencer este instinto con otras personas porque no miembro de un grupo es lo mismo como un otro miembro del grupo. Pero al mismo tiempo, no persona es muy diferente de una otra persona. Muy poquito de los musulmanes son terroristas y muchos terroristas no son musulmanes. Tenemos que darlo cuenta si queremos mejorar nuestra sociedad.

Standard

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *